¡Feliz lunes y encantada de volveros a saludar Constelación de Mujeres!

El cometido de este blog es conectar a todas las mujeres (y hombres que nos quieran acompañar) que hablan español en el planeta. Sembrando bondad en el trayecto que nos conduce hacia un mundo mejor. Desde nuestra actitud diaria.
Tengo una pregunta… ¿recibiste algún regalito la semana pasada? Quizás el mejor regalo es disfrutar de salud y buena compañía. Así es como yo entiendo la vida. Los buenos momentos vividos son un depósito de bienestar. Una reserva. Así cuando los no tan buenos llegan sin avisar, podemos recurrir a nuestro manantial y aplicarnos un bálsamo de buenos recuerdos.
Espero que Constelación de Mujeres pueda ser tu «recurso natural». Aquí estamos para recordarte que no estás sola y que nada ni nadie puede alterarte sin tu permiso.

En cuanto a los regalos que vienen envueltos en un paquete… ¿Te gusta más hacerlos o recibirlos?
¿Cuándo los regalas, piensas en algo que te gusta o piensas en lo que le gustaría a la otra persona?
¿Alguna vez te han hecho un regalo que no te haya gustado? ¿Has protestado por ello? ¿Si? ¿Porqué?… Creo que siempre deberíamos agradecer los regalos. Por el tiempo que la otra persona ha dedicado a la labor y por la buena intención. Cualquier acto que nazca del amor, debería ser bien recibido.
Sé que a este respecto hay muchos matices, en muchas ocasiones por falta de comunicación o de comprensión. Comprensión que nace del ejercicio de destilar el gesto de la otra persona.
Y a veces, pensando que estamos en poder de la razón, nos cuesta comprender…
Hace unos años estaba haciendo un voluntariado en una clase de niños de 5 años. Justo ese día, vino una persona a darle a los niños una charla de higiene dental. Cuando acabó su explicación, les dijo a los niños que podían formular sus preguntas. Pero, añadió, que estén relacionadas con la charla, ¿de acuerdo?… y mirando a los adultos que había en la clase, a modo de complicidad, nos dice: llevo quince años dedicada a esta profesión y sé que ahora pueden desviarse del tema. Efectivamente la primera «pregunta» fue: ¡mi papá se ha comprado un coche nuevo!… Y digo yo… ¿cuantos años más le costará a la señora comprender lo importante que es a los cinco años que tu papá se haya comprado un coche nuevo versus utilizar el hilo dental cada noche?

¿Por cierto, habéis escuchado hablar de ángeles en la tierra? El otro día, en el último minuto, llegaron dos a mi casa a ayudarme a acabar el disfraz de mi hija (¡Gracias “Carmenes”!).

Ejercicio del día: decir «te quiero». A tu familia, amigos, compañeros, colegas… Si te cuesta decirlo, piénsalo, seguro que, aunque la otra persona no lo oiga, percibirá tu actitud, tu intención…

Feliz despedida de octubre. Un abrazo con olor a castañas asadas,

Luisa