Siempre me han gustado los libros, las historias, en las que los protagonistas aún están en esa etapa que llamamos infancia y adolescencia.

 Hay que ser un gran escritor para reflejar su personalidad, su crecimiento, sus sentimientos. Seguramente aparecerán por nuestro Rincón de Lectura varios de mis favoritos en los que los “locos bajitos” son los personajes centrales.

La novela que hoy os presento me sorprendió por muchos motivos, pero sobre todo hizo que me cuestionase estereotipos mentales que no sabía que tenía.

 Podría ser una mezcla entre las aventuras que el gran Mark Twain nos hacía vivir, y las historias de suspense de Stephen King.

No os extrañéis si os atrapa tanto que dejáis de dormir…..