¡Buenas, muy buenas… y guapas, muy guapas… todas!

Queridas amigas… Soy una persona bastante observadora y me he dado cuenta de que todo el mundo dice que acaba de empezar un año nuevo. Por lo que he visto por ahí, parece que es el 2017. Debe ser verdad, por aquello de: «cuando el río suena, agua lleva»… Dicen, dicen…

También me he dado cuenta de que los mensajes (escritos, en video, etc.) con buenos deseos (de toda índole) se han multiplicado exponencialmente. Muy exponencialmente. Estoy intentando comprender la euforia y el mecanismo de acción por el que el ser humano se «emociona» tantísimo, qué le conduce a compartir compulsivamente este tipo de «cartas». ¿Es el contenido lo que nos invita a “reenviar” o es la época del año?

En cualquier caso, hagamos que cada día sea Año Nuevo. «Enamorémonos» cada día. Intentemos ver en «el otro» el lunar sexy, en lugar de la verruga. Intentemos rebozar el planeta de hermandad, por puro amor, porque así lo sentimos, porque nos hace sentir bien. Porque sí. No solo cuando nos una alguna noticia poco afortunada…

¡Hagámoslo! Porque si se apaga el mundo, el planeta quedará cubierto de millones de puntos de luz con las iridiscentes estrellas de esta constelación, como libélulas.

¿Que es importante para ti?

Mi deseo:

Este blog nació con la ilusión de conectar a todas las mujeres (y hombres que nos quieran acompañar) que hablan español en el planeta. Sembrando bondad en el trayecto que nos conduce hacia un mundo mejor. Desde nuestra actitud diaria. La motivación comienza en ti. En tu esfuerzo interior, que nadie puede arrebatar sin tu consentimiento. La «mujertricidad» que sentimos al estar juntas, nos mantendrá unidas a nivel mundial ante cualquier circunstancia. Conectadas. La recarga, tu propia mente. Y el saber que muchas hermanas piensan en tu frecuencia. Cada día seremos más, y más fuertes.

Hago extensible un abrazo previamente compartido con Las Maris. Un abrazo con el deseo de que vuestras «embrionas» ilusiones crezcan y alcancen su plenitud a lo largo de este nuevo ciclo.

Que el 2017 nos aporte Sabiduría.

Un besito de café,

Luisa

Mirad…

Madurez y profundidad del carácter: la libélula, en casi todas las partes del mundo, simboliza el cambio en la perspectiva de la auto-realización, la madurez mental, emocional y la comprensión profunda del significado de la vida. Su vuelo a través del agua representa un acto de ir más allá de lo que está en la superficie y mira en las implicaciones y aspectos más profundos de la vida.