Hace unos días que no hablábamos por este medio, y os echo de menos. Te echo de menos.

He estado recientemente en Colorado con una amiga mexicana, artista y trabajadora incombustible, a visitar otra amiga colombiana, de profesión: multitalentosa. 

Nos han acompañado paseos por la montaña por caminos bien indicados (siempre elegíamos la ruta más fácil, el «loop», cerrando círculos), compras, cocinar juntas, comer, tertuliar, cambiar de asiento escénico para seguir conversando, bailar, reír, planear… es impresionante cuánto puedes hacer en un día cuando las personas que hay en el «barco» reman en la misma dirección, con ilusión y entusiasmo. 

En un continente y contenido ideal, cualquier idea se puede convertir en realidad. Cuando, café en mano, los dueños de la casa dicen que sería un sueño ver cada día un mural de nuestra amiga artista en «aquella pared» alineada con el bosque, la amiga artista contesta: hagámoslo. Sus interlocutores, a quienes se les congeló la mirada, no pudiendo parpadear por unos segundos, recogieron a toda velocidad y en plena sincronía «el anzuelo y la presa/mural multicolor», convirtiendo la respuesta complaciente de la artista en una nueva palabra sagrada para el recuerdo de Colorado Springs. 

Intenté recordarles en vano, escuchando mi propia voz en off y casi distorsionada, como un cortometraje transmitido a cámara ultra-lenta, que igual no nos daba tiempo ya que las escaleritas de Manitou nos esperaban para alcanzar el punto álgido del viaje. Tardé solo unos segundos en comprender que estaba hablando sola. Ya tenían el bolso colgado, las llaves del coche en mano y los colores pre-elegidos… 

Unida al nuevo proyecto, y delante del lienzo (pared marrón) me dije: ¿y qué pinto yo aquí?

Literalmente: un trabajo de «brocha gorda» lo podemos hacer todos con más o menos arte.

Figurativamente: compartir una experiencia memorable firmada en la memoria con el pincel de la amistad.

Cerrando el «loop»: realizar actividades en armonía, multiplica la eficacia de los resultados y la felicidad interna. 

Identificar a las buenas personas en nuestro mundo, labor prioritaria. Unámoslas. 

No hemos mencionado a los dos hombres que nos acompañaron en ciertos momentos. Gracias por vuestra colaboración pintando, riendo, bailando y, sobre todo, aportando y enriqueciendo nuestras tertulias. 

Feliz julio a todas y todos. Y feliz cumpleaños a quienes celebréis este mes.

Un abrazo colorido y circular,

Luisa